Estimado Lector de Temas de Masonería

Sitio personal de Eduardo Callaey. Todo el contenido está dirigido a la difusión de los orígenes, historia, simbolismo y alcances de la masonería y la Orden de la Caballería. También contiene artículos de opinión. Lo escrito es absoluta responsabilidad de su autor.

jueves, 13 de octubre de 2011

En Homenaje a la Orden del Temple

El 13 de octubre de 1307 será siempre recordado como un día nefasto, en el que los poderes constituidos y la instigación del rey de Francia se unieron en una sórdida maniobra: la Orden de Temple fue disuelta y sus principales dignatarios encarcelados. En los últimos años se ha podido avanzar mucho en la investigación del proceso seguido a los templarios, y muchos de esos avances se los debemos a Barbara Frale, quien ha publicado excelentes trabajos al respecto.
A continuación -y a modo de homenaje- transcribo un artículo que escribí hace unos años respecto del nacimiento de la Restauración Templaria del siglo XVIII, encarnada en la que se dio en llamar Orden de la Estricta Observancia Templaria. 
Hacia fines del siglo (1782), la Orden de la Estricta Observancia, encabezada por el duque Ferdinand de Brunwick abrazaría la denominada Reforma de Lyon llevada a cabo por Willermoz, fundándose el denominado Régimen Escocés Rectificado. 


Von Hund y la Orden de la Estricta Observancia Templaria



1.- Imperium Templi

Los esfuerzos de Ramsay y de la francmasonería jacobita por restaurar el Temple alcanzaron éxitos insospechados. Pese a que en su discurso sólo hace mención a los cruzados, la imagen de los caballeros templarios fue inmediatamente asociada y convertida en el eje de muchos de los rituales desarrollados entre los “Elegidos”. Los “Altos Grados” proliferaron con rapidez y muy pronto las principales ciudades de Francia poseyeron sus “capítulos” y sus “logias de perfección”.

Pero los líderes escoceses preparaban un plan general que reinstaurara la Orden del Temple en Europa. Pese al éxito obtenido por Ramsay y el desarrollo de los capítulos, esta nueva caballería pretendía organizarse en una verdadera Orden llamada a controlar la francmasonería y -justo es decirlo- servirse de ella.

La tarea demandó un tiempo; probablemente el necesario para la selección de aquellos hombres que podrían llevar a cabo tan ambicioso plan. Durante algunos años, el alto mando escocés desarrolló la idea de un “Imperio Transnacional” que superase las divisiones provocadas por los cismas religiosos y las vicisitudes políticas de Europa. Esta idea debía incluir una estructura moral que rigiese la vida de los estados seculares, imbuidos del ideal masónico de paz, fraternidad, tolerancia, virtud y progreso.

Se necesitaba un hombre especial, un espíritu a la vez justo y audaz, en alguna medida ingenuo, convencido de la existencia de una tradición sólo accesible a ciertos iniciados; que fuese lo suficientemente dócil para aceptar ser controlado por los jacobitas pero tan intrépido como para concitar la lealtad de nobles y príncipes. ¿Dónde encontrarlo?

En 1742 Francfort se había convertido en un hervidero de jóvenes aristócratas atraídos por la pompa de la consagración de Carlos VII. Hacia allí convergían cuerpos militares con sus logias, acompañando a las grandes embajadas de los estados europeos e infinidad de caballeros y gentiles hombres que no querían perderse tan magnífico evento.

La más numerosa y ostentosa de las embajadas, era, sin dudas, la del mariscal Belle-Isle, representante de Luis XV, enviado a la inminente coronación de Carlos. Entre los hombres que acompañaban a Belle-Isle abundaban los elementos francmasones jacobitas, algunos de alto nivel como es el caso de La Tierce –redactor de las constituciones masónicas francesas de 1742 que incluirían en el prefacio al discurso de Ramsay- sobre quien volveremos más tarde.

Algunos de estos caballeros que acompañaban al mariscal, se apresuraron a conformar una logia en Francfort en la que fueron iniciados numerosos aristócratas alemanes. Uno de ellos, el barón Carl-Gotthelf von Hund, señor de Altengrotkau y de Lipse, llevaría a cabo el plan de los jacobitas y constituiría el movimiento masónico-templario de más vasto alcance en la historia moderna.

Tenía apenas veintiún años, pero este gentilhombre de cierta fortuna, nacido en la Lucase, demostraría estar a la altura de la enorme exigencia a la que sería sometido por sus “Superiores Ignorados”.

Coinciden las fuentes en que un año después de su iniciación en Francfort viajó a París, donde permaneció algunos meses. Se lo introdujo rápidamente en la masonería capitular y pronto estuvo en posesión de los secretos de los “Altos Grados”. Abrazó de inmediato el pensamiento de Ramsay “que todo verdadero masón es un caballero templario”.

Fue convocado entonces -según él mismo referiría años más tarde- a un conclave secreto al más alto nivel de la masonería jacobita. Allí, lord William Kilmarnock y lord Cliffords, en presencia de otro misterioso personaje -al que Hund nunca se refirió con otro nombre que el de “Caballero de la pluma roja”- fue hecho “Caballero Templario”.

En la misma reunión le fue impuesto un nombre de guerra con el que sería reconocido en adelante –eques ab ense (caballero de la espada)- y se le comunicó la historia secreta de la supervivencia templaria en Escocia. En efecto, estos hombres explicaron a von Hund el modo en que la Orden del Temple había mantenido en secreto su existencia, estableciéndose en Escocia desde las remotas épocas de la persecución. En rigor, la versión coincidía con el relato de Ramsay, pero esta vez los escoceses habían sido más explícitos en el carácter “templario” de los refugiados. Se le dijo también que la nómina de los Grandes Maestres sucedidos desde entonces había permanecido igualmente secreta, así como el nombre de los actuales jefes a los que se los denominaba con el sugerente nombre de “Superiores Ignorados”. Nadie podía conocer la identidad de los jefes vivos ni del actual Gran Maestre. Podrá el lector imaginarse fácilmente cuánto sería explotada en adelante esta cuestión de los “superiores desconocidos”. Pero volvamos a nuestro relato.

Hund recibió una “patente” de Gran Maestre de la sétima provincia del Temple, que era Alemania, e instrucciones precisas acerca de su misión: Reestablecer la Orden en sus antiguas provincias, reclutar sus caballeros entre los elementos más nobles de la francmasonería capitular y proveer el financiamiento económico de toda la nueva estructura templaria.

Todo esto fue tomado muy en serio por Hund, que se abocó de inmediato a la tarea. A cambio sólo recibió de sus superiores ignorados el compromiso de mantenerse en contacto epistolar, mediante el que recibiría futuras instrucciones.

Regresó de inmediato a Alemania y comenzó a trabajar en secreto con un selecto grupo de hermanos suyos a los que nombró “caballeros” en base al modelo de Estatutos que él calificaba de “originales. Se abocó a redactar los nuevos rituales de la Orden –probablemente inspirado en la Historia Templariorum, publicada por Gürtler en 1703- y trazó un ambicioso plan que incluía un esquema financiero mediante audaces operaciones comerciales, cuyas rentas, otorgaron a la Orden un creciente poder económico. Para Hund este no era más que el paso previo para la recuperación de las antiguas posesiones del Temple.

En 1751 fundó en Kittlitz la logia “las Tres Columnas” que muy pronto tomo contacto y se asoció con la logia de Naumborg. Le dio a su Orden el nombre de “Estricta Observancia Templaria” en referencia al absoluto secreto que debían mantener sus afiliados y a la idea de vasallaje, tomada de las prácticas feudales de la Alta Edad Media. Logró, en pocos años, que catorce príncipes reinantes en Europa le juraran obediencia. Los templarios de Hund se expandieron de tal forma que logró controlar los cuadros más prominentes de la francmasonería europea. Sólo en Alemania veintiséis nobles llegaron a pertenecer a la Orden de la Estricta Observancia, entre ellos el duque de Brunswik. Nunca antes ni después se asistiría a una restauración tan profunda del Temple.

El espíritu caballeresco de la Edad Media encontró en la nueva Orden su expresión más pura. En el aspecto externo, la Estricta Observancia se caracterizó por un retorno a la antigua liturgia: Armaduras y atuendos principescos, banquetes refinados de estilo medieval, ceremonias complejas rodeadas de pompa en los antiguos castillos y una amplia jerarquía de títulos y honores que la convertían en una organización rígida y piramidal. A juzgar por el tenor de sus integrantes y de la férrea práctica de los estatutos y las reglas, puede afirmarse que esta Orden pudo haber llegado a constituir un factor político y militar de peligroso pronóstico.

Pero el aspecto interno no parece haber tenido un correlato similar. No se conoce, o al menos no ha llegado a nosotros, un legado propio en cuanto a su filosofía y a su desarrollo intelectual. La época coincidió con un verdadero auge del hermetismo y la alquimia, sumados a un fuerte revaloración del mundo antiguo que ya anticipaba la “fiebre arqueológica” de los alemanes del siglo XIX. Las bases operativas de la Estricta Observancia se constituyeron en laboratorios donde los aristócratas se apasionaron por el estudio de la naturaleza oculta de los elementos.

Pero una consecuencia no prevista colocó en crisis a toda la estructura. Una verdadera fiebre por los grados templarios invadió a la nobleza, pero también a los cuadros de la alta burguesía de los Capítulos de Elegidos dando lugar a toda suerte de engaños y falsificaciones que derivaron en estafas que causaron enorme daño a la Estricta Observancia. Nacieron entonces, provocando un verdadero caos, numerosos falsos grados y sistemas que desnaturalizaron por completo el antiguo esquema básico de la francmasonería.

Esta situación obligó a von Hund a poner orden en medio de tanta confusión y revelar el origen de su autoridad que –según su propia confesión- procedía de los propios Estuardo, los verdaderos “Superiores Ignorados”. En 1764, el hombre que había construido el nuevo Temple desde las sombras se dio a conocer públicamente invitando a sus hermanos francmasones a que se unieran a la Estricta Observancia, lo que causó gran revuelo y no pocas disputas internas. Lamentablemente, a la hora de revalidar sus títulos sólo pudo exhibir una carta patente de origen incierto y una copiosa correspondencia con jefes conocidos y desconocidos, procedentes de Old Aberdeen. Debió confesar también que esta correspondencia se había interrumpido pocos años después de la famosa reunión con el “Caballero de la pluma roja”.


2.- El misterio de los “Superiores Ignorados”

Un análisis de los hechos descriptos arroja en principio una certeza: La Orden tenía un claro origen estuardista y en cualquier caso, la restauración templaria formó parte del vasto plan de la francmasonería jacobita.

La primera pauta la da la presencia de lord Kilmarnock en la reunión de París. Antiguo venerable de la logia Old Falkirk, Kilmarnock fue Gran Maestre de Escocia desde 1742, año en que asumió la conducción de la ilustre logia nº 0 de Kilwinning, cuyos orígenes se pierden –como hemos visto- en la más remota antigüedad.

Se ha especulado con la identidad del “Caballero de la pluma roja”. Algunos creen que pudo haber sido el propio Carlos Eduardo Estuardo. En contra de esta teoría podríamos argumentar que a la muerte de von Hund, ocurrida en 1776, los nuevos dirigentes de la Estricta Observancia enviaron al pretendiente un emisario con el fin de que este aclarara la duda. Este respondió, de su puño y letra la desmentida, agregando que ¡jamás había pertenecido a la francmasonería! Para otros esta desmentida no significa nada, puesto que el príncipe –como señala Alec Mellor- bien podía estar mintiendo al mismo tiempo que desmentía. En efecto, el último sucesor legítimo de los Estuardo murió exiliado en Roma en 1788 y muchos afirman que aun soñaba con la creación de un reino templario en Escocia.

Cabe la posibilidad de que el “Caballero de la pluma roja” no haya sido otro que Charles Radcliff, lord Derwenwater, cuyo papel en toda esta trama ha sido trascendental. De ser cierta esta teoría, nos encontramos con razones suficientes para explicar porqué Hund vio interrumpida su comunicación con los “superiores Ignorados”. Kilmarnock fue capturado en 1745 y decapitado en la Torre de Londres. Radcliff sufrió el mismo destino. Luego de ser capturado en noviembre de 1745, en su último intento por desembarcar en Escocia, fue decapitado en la misma Torre el 8 de diciembre de 1746.

Es conocida su póstuma declaración, dada a conocer el día de su ejecución, cuyo texto reproducimos:

“Muero como hijo verdadero, obediente y humilde de la Santa iglesia católica y apostólica, en perfecta caridad con la humanidad entera, queriendo verdaderamente el bien de mi querido país, que nunca podrá ser feliz sin hacer justicia al mejor y al más injustamente tratado de los reyes. Muero con todos los sentimientos de gratitud, respeto y amor que tengo por el Rey de Francia, Luis el Bienamado (un nombre glorioso). Recomiendo a Su Majestad mi amada familia. Me arrepiento de todos mis pecados y tengo la firme confianza de obtener merced el Dios misericordiosos, por los méritos de Jesucristo, su hijo bendito, nuestro Señor, a quien recomiendo mi alma. Amén.”

Así dejaba este mundo quien había sido Gran Maestre de Francia y uno de los jefes de la restauración de la francmasonería templaria en Francia.

Ese mismo año, el desastre de la batalla de Culloden –como consecuencia de la cual murió gran parte del alto mando jacobita- marcó el trágico fin de causa estuardista y la consolidación de la dinastía Hannover. Muchos de los más altos exponentes del escocismo masónico perecieron en ella.

En tal caso, el martirio de los francmasones jacobitas marcó el principio del fin de la masonería católica, cuya derrota militar privó a la restauración templaria de sus máximos inspiradores, sus “Superiores Ignorados”.

Luego de la muerte de von Hund la Estricta Observancia se debilitó y se apartó paulatinamente de sus orígenes “templarios” hasta que es el Convento de Wilhelmsbad (ver en este mismo blog) se sentaron las bases del Régimen Escocés Rectificado. Por su parte, los capítulos de “caballeros elegidos” devinieron en complejos sistemas que dieron nacimiento al Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Hacia fines del siglo XVIII, lo poco que quedaba de la antigua francmasonería católica fue barrido por la revolución. Ya no había lugar para una reliquia del Antiguo Régimen.

En efecto, la Revolución Francesa, se devoró a gran parte de sus hijos y aniquiló todo vestigio de aquel intento de restaurar la antigua alianza entre templarios, masones y benedictinos. Resulta inexplicable a todas luces que la nobleza francesa haya sido la primera víctima de la revolución que había ayudado a edificar con sus mejores hombres. Pero fue así.

Bernard Fay, el historiador petanista que redactó los decretos antimasónicos de la efímera República de Vichy, llamó a esto “el suicidio masónico de la alta nobleza de Francia”. Pues, como bien señala “...si el duque de Orleáns, Mirabeau, La Fayette, la familia de Noailles, los La Rochefoucauld, Bouillón, Lameth y demás nobles liberales no hubiesen desertado de las filas de la aristocracia para servir la causa del estado llano y la Revolución, habría faltado a los revolucionarios el apoyo que les permitió triunfar desde un principio...”

La mayoría de ellos ayudó a la revolución que decapitó a la monarquía para después ser decapitados ellos mismos por la propia revolución.

Luego del Terror, la francmasonería francesa del siglo XIX cambió su rostro aristocrático por el más democrático de la burguesía. Podría decirse que, en términos de clase, retornó a su pasado corporativo, pues la masonería laica, la que construyó las catedrales góticas, fue un fenómeno fundamentalmente urbano y por lo tanto burgués. Pero si aquella era católica y devota de sus Santos Patronos, heredera de la más pura tradición constructora de los benedictinos, esta se alejó del catolicismo hasta aborrecerlo. Aun así, no pudo borrar las huellas que habían dejado los escoceses. 

El relieve en piedra de la famosa capilla de Rosslyn no necesita de documentos secretos ni de genealogías dudosas. Cualquier masón –cinco siglos después de haber sido esculpido- es capaz de reconocer allí a un hombre con atuendo templario conduciendo a un candidato en su ceremonia de iniciación como aprendiz masón. Para los masones las piedras hablan.

Los templarios eran guerreros; pero también eran monjes. Sus huellas todavía se perciben y su divisa aun conmueve: “Non nobis Domine, sed Nomine tuo da Gloriam”: No es para nosotros, Señor, sino para la Gloria de tu Nombre.

martes, 4 de octubre de 2011

Resp.·. Logia Cruz del Sur Nº 7

Barcelona, 3 de octubre de 2011

El día 1º de octubre próximo pasado, el Directorio Nacional de las Logias Escocesas Reunidas y Rectificadas del Gran Priorato de Hispania consagró a la Respetable Logia Cruz del Sur Nº 7, que trabajará en el Oriente de Buenos Aires, en un acontecimiento masónico que tendrá importante repercusión para los masones cristianos del sur de América. En la misma fueron instalados el Venerable Maestro y sus Vigilantes. Previamente, el día anterior había sido elevado a Compañero un Hermano del todavía Triángulo, que formó parte de la comitiva.


Fue el corolario de dos días de Tenidas y celebraciones en las que se llevaron a cabo iniciaciones y ascensos en la Justa y Perfecta Logia Tau Nº 2 –a quien estaba adscripta hasta ahora el Triángulo Masónico Rectificado Cruz del Sur, consagrado Logia- y la creación de Maestros Escoceses que tendrán a su cargo la conducción del Rectificado en el Río de la Plata. Como toda experiencia masónica, es de difícil descripción, sin embargo no lo es tanto el imaginar el clima particular que se vivió en estas reuniones. La Consagración de Cruz del Sur es el fin de un largo camino, pero apenas el principio de la consolidación de la Masonería Cristiana en Argentina y en el Cono Sur de América. Es la cristalización de lo que muchos creían imposible, o al menos, esperaban que lo fuera.

Lejos de constituir una masonería sectaria, como algunos hermanos mal intencionados pretenden presentarla, la Orden Rectificada hunde sus raíces en la más pura tradición masónica del siglo XVIII, y su inserción en el mundo masónico ha quedado expuesta por las delegaciones y Hermanos presentes, procedentes de diversos Ritos y Obediencias que celebraron la consagración, pues como fue dicho por un Hermano presente, cuando se levanta columnas de una Logia, la Orden Masónica crece.

Barcelona, ciudad milenaria y corazón de Catalunya, en cuya ciudadela aún se percibe la grandiosidad de Roma y el eco de los obreros que erigieron sus catedrales imponentes, otorgó el marco y la atmósfera para que la delegación argentina volviese a estrechar vínculos con sus HH.•. de Tau y con los Dignatarios del GPDH, lazos que se han visto fortalecidos por el trabajo masónico llevado a cabo. De modo tal que el Océano que nos separa se ha convertido en puente de Unión Fraternal para la Orden Rectificada.

Vale la pena reseñar que Cruz del Sur Nº 7 fue el resultado de la voluntad de un grupo de HH.•. MM.•., procedentes en su mayoría de la Gran Logia de la Argentina, que creyeron llegado el momento de plantar un espacio masónico cristiano, ante el avance desaforado de corrientes masónicas que, escudándose en un falso laicismo muestran cada vez con más virulencia su larvado desprecio por el hecho religioso. Hacia el año 2006 algunos HH.•. nos preguntamos seriamente qué sentido tenía continuar en una Obediencia que permitía el escarnio y la burla hacia sus componentes cristianos. ¿Dónde ha sido escrito que un masón debe actuar en detrimento de una religión cualquiera sea?

A quienes nos acusan de introducir la religión en la masonería cabría decirles que no existe documento liminar alguno en el que los masones no hayan consagrado sus obras a Dios. No a cualquier Dios, no a un ente supuestamente alegórico interpretado sui generis de acuerdo al antojo de la tan mentada “autonomía” de las logias. Herederos de esos documentos que tanto insisten en citar, se desdicen de los mismos al momento de apartar a Dios de sus aras, reemplazándolos por el famoso “libro en blanco” que tanto valoran los librepensadores. La Orden Rectificada, mal que les pese, posee una doctrina clara, expuesta con precisión por los Padres Fundadores de nuestro Régimen: Ferdinand, Duque de Brunswick y Jean-Baptiste Willermoz entre otros connotados masones del siglo XVIII. No es el resultado del desvarío iluminado sino el producto final de un debate de décadas que culminó con el Convento de Wilhelmsbad, llevado a cabo en 1782, pocos años antes de que la Revolución Francesa ahogara en sangre a la Masonería Cristiana para erigir un nuevo modelo acorde con el Siglo de las Luces.

El supuesto “pecado del Régimen Escocés Rectificado no es otra cosa que haber permanecido fiel a los rituales y reglas emanadas de ese Convento, silenciado durante siglos y prácticamente desconocido en América Latina. Pero es en la estructura surgida de ese Régimen en dónde los masones de tradición escocesa pueden encontrar la Vía Iniciática incorrupta, la que no fue sustituida una y otra vez por los avatares de la política masónica, las necesidades interpotenciales y los acuerdos de Confederaciones y Regularidades que nada tienen que ver con la Iniciación, como Institución fundamental de la Tradición Occidental. El Rito Escocés Rectificado, cristiano tal como ha sido la masonería desde sus orígenes, reivindica esa vía y respeta a toda aquella masonería que se define iniciática. Así, tendemos nuestro abrazo fraterno a nuestros HH.•. argentinos asegurándoles que el Régimen Escocés Rectificado ha llegado para quedarse.

Sin dudas se trató de un viaje de trabajo. Diez días en los que su sucedieron reuniones de instrucción, conversaciones con las más altas autoridades de la Orden y momentos inolvidables que han quedado grabados en nuestros corazones. Entre tantas actividades merece especial mención la medular conversación mantenida en Zaragoza con el Dr. José Antonio Ferrer Benimeli en el almuerzo que compartimos con Ramón Martí Blanco, Gran Maestro y Gran Prior de la Orden Rectificada.

Quisiera agregar dos reflexiones: El clima de fraternidad interpotencial que hemos vivido, contrasta fuertemente con el aislamiento con el que trabajan las diversas corrientes masónicas presentes en la Argentina. Por otra parte, aún tenemos mucho trabajo por delante respecto de esclarecer a la mayoría de nuestros Hermanos respecto de los orígenes de nuestra Orden y tradiciones. Es mucha la confusión que ha ganado a algunos ámbitos masónicos pero no son pocos los esfuerzos que se están haciendo para separar lo verdadero de la fábula insostenible en la que algunos han convertido a algunas masonerías.

Mención especial merece una sorpresa que me conmovió y que fue la entrega que me hizo un H.•. Maestro Escocés de la Justa y Perfecta Logia Tau (en plena reunión de Logia), del trabajo llevado a cabo por Seán Connoly, paleógrafo especialista en griego y latín medieval, del University College Cork (Irlanda) sobre Beda el Venerable y su De Templo –editado por Liverpool University Press- en el que tanto hemos trabajado.
La traducción al inglés del texto completo, así como la extraordinaria introducción de Jennifer O`Reilly abren la puerta a la investigación directa y me llenan de satisfacción respecto de todo cuanto vengo afirmando desde hace años acerca de la importancia de éste libro (ignorado deliberadamente por la masonería liberal) en la interpretación de nuestro lenguaje alegórico-simbólico.

Capítulo aparte merece el reencuentro con tantos Queridos Hermanos españoles. Menciono especialmente el emocionado abrazo en la Capital de Aragón –la mítica Caesare Augusta- con mi Querido amigo y Hermano Ricardo Serna a quien no veía desde el Simposyum del CEHME en Logroño, en 2006). Todo esto me permite afirmar, con profunda satisfacción que he realizado un viaje al corazón de la masonería.

Como corolario de esta crónica, un especial agradecimiento a la hospitalidad de Josep Martí Blanco, Diputado Gran Maestro general de la Orden, y a su esposa. Hospitalidad pletórica de una calidez y generosidad imposible de describir con palabras. Vaya desde este espacio, para todos nuestros Hermanos del Gran Priorato de Hipania, un fraternal y agradecido abrazo.